Mobbing o acoso laboral
julio 25, 2017
Cómo pedir cursos del SEPE
julio 26, 2017

Baja Laboral por Ansiedad: Cuando y Cómo Pedirla

A diferencia de ciertas enfermedades comunes, las bajas por ansiedad se corresponde a cuestiones psicológicas o psiquiátricas. Suelen ser más problemáticas y polémicas dentro del entorno laboral, pues debido al elevado número de fraudes en la solicitud de este tipo de baja, suelen extremarse las medidas de prevención por las mutuas de las compañías para detectar aquellos trabajadores que hubiesen obrado de mala fe, procediendo a su invalidación y por lo tanto, en algunas ocasiones algunas personas se ven afectadas injustamente.

¿Qué es la baja por ansiedad y en qué consiste?

La baja por ansiedad se obtiene cuando el facultativo certifica que se padece un trastorno de tipo invalidante, es decir, que el trabajador manifiesta debido a su situación de trastorno transitorio dificultades para desarrollar las actividades asociadas a su puesto.

Los motivos desencadenantes del trastorno de ansiedad pueden ser externos o internos, es decir, pueden estar propiciados por el mismo puesto de trabajo o las actividades desarrolladas en él. En este caso estaría producida por el entorno interno, es decir, del mismo entorno laboral, pero también los trastornos pueden ser causados por circunstancias ajenas al entorno de trabajo que el facultativo deberá determinar para evaluar la posible incompatibilidad con el ejercicio de su puesto en estos momentos para consolidar la baja.

Cabe mencionar que no todos los trastornos de ansiedad son incompatibles con el ejercicio de las funciones asociadas a cada puesto, por lo que es posible que en algunos casos se obtenga un diagnóstico positivo como que el trastorno  existe y necesita tratamiento pero no conlleve una baja laboral, ya que el facultativo puede considerar que dicho trastorno no tiene porqué afectar la capacidad laboral de quien lo padece. Esto se determina en base a ciertos factores como el ejercicio o actividad desempeñada y situación particular de cada enfermo.

En otras ocasiones el trastorno de ansiedad cuando se produce dentro del ámbito interno del entorno laboral no está directamente asociado con las actividades derivadas del cargo, sino se propicia por las personas del mismo entorno laboral, ya bien sean superiores o compañeros de trabajo, los que podrían estar ocasionando la exposición a un estrés continuado mediante situaciones de mobbing o acoso sexual

Cómo solicitar la baja por ansiedad

Independientemente de cual sea el motivo que está ocasionando el trastorno, la baja por ansiedad debe ser prescrita por un facultativo y el procedimiento para obtenerla se divide en varias fases.

Es importante mencionar que tanto para las bajas por ansiedad o cualquier tipo de baja laboral que esté propiciada por motivos físicos o psicológicos, debe ser concedida por un médico de la Seguridad Social. Si el trabajador tiene un seguro privado este no será válido a la hora de considerar la baja como legal.

El primer paso para solicitar la baja laboral por ansiedad es acudir al médico de cabecera que cualquier afiliado a la Seguridad Social debe tener asignado. El médico de cabecera o de familia de la Seguridad Social derivará al paciente a una consulta especialista donde se evaluará cada caso individualmente concediendo o no la baja en base a los parámetros anteriormente descritos.

Cuándo pedir la baja por ansiedad

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que los trastornos de ansiedad pueden confundirse habitualmente con otras situaciones de tensión creadas por el puesto de trabajo, su actividad o el entorno del mismo.

Se considera que existe un trastorno de ansiedad cuando los siguientes síntomas se producen de forma reiterativa a causa del trabajo.

Síntomas del trastorno de ansiedad producidos en el lugar de trabajo

  • Abatimiento o cansancio.
  • Falta de concentración y de motivación.
  • Mal humor y carácter irascible.
  • Desconfianza e inseguridad en la toma de decisiones.
  • Baja autoestima.
  • Tristeza.

Cuando se produzcan episodios continuados y reiterativos de dos o más síntomas de los anteriormente descritos en el lugar de trabajo se puede plantear el trastorno de ansiedad. Sí la causa del mismo estuviese motivada por la actitud de compañeros o superiores y su hostigación permanente hacia el trabajador se podría extender al moving, conocido habitualmente como acoso laboral y en cuyo caso, el trabajador podría tomar las acciones legales pertinentes.

Con la ampliación del artículo 173 del Código Penal el acoso laboral ha sido tipificado como delito y en caso de que se pueda demostrar, además de solicitar la baja laboral se podrán tomar acciones legales para solicitar daños y perjuicios, así como la correspondiente liquidación del contrato y su indemnización. Las penas para el acosador cuando el delito se haya producido en el ejercicio de un cargo superior hacia el demandante se sitúan entre 6 meses y 2 años de cárcel.

En caso de que la situación de acoso hubiera producido lesiones psíquicas y anímicas en el demandante, podrá solicitarse adicionalmente pensión compensatoria o la incapacitacion total o parcial cuando se trate de consecuencias graves como enfermedades psiquiatricas.

Dónde acudir para solicitar la baja por ansiedad

Como hemos explicado anteriormente, el transcurso de solicitud para la baja por ansiedad sigue el mismo que todas las bajas médicas tanto físicas como psicológicas. Una vez obtenida la baja laboral por el especialista, el trabajador únicamente tendrá que remitirla al departamento de administración de su trabajo.

Sí la baja se prolonga en el tiempo es posible que los especialistas de la mutua de la empresa puedan ponerse en contacto con el trabajador para someterle a una evaluación psicológica y continuar la baja o por el contrario reincorporarle a su puesto de trabajo.

Cuándo existe disparidad de opiniones entre los especialistas de la mutua de la empresa y los de la Seguridad Social, el trabajador si no está de acuerdo puede interponer las acciones legales oportunas. De igual forma que en los casos expuestos anteriormente de mobbing o acoso laboral.

Para un correcto asesoramiento y tramitación de las acciones legales deberá ponerse en contacto con un abogado especializado en derecho laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *